Ana María Robles: vocación por la docencia - Universidad Blas Pascal
Inicio » Noticias » Ana María Robles: vocación por la docencia

Ana María Robles: vocación por la docencia

La Mgter. Ana María Robles es directora de la carrera de Contador Público, de la Diplomatura en Contabilidad y Auditoría, de la Tecnicatura en Gestión Bancaria y de la Tecnicatura en Gestión de Pymes. Además, dicta clases en diversas materias de la modalidad presencial y a distancia. Participó en el Centro de Investigación de la UBP aportando sus saberes para llevar adelante diversos estudios y publicó cuatro libros relacionados a su especialidad. Se caracteriza por ser una persona apasionada por la docencia y por la transmisión de conocimientos.

 

Su paso por la Universidad Blas Pascal
Su vínculo con la Universidad Blas Pascal comenzó en el año 2000 cuando ingresó como Jefa de Trabajos Prácticos (JTP). Luego se desempeñó como Secretaria Académica. “Esta experiencia fue un gran desafío porque muchos de los docentes que tenía a cargo habían sido profesores míos en la formación de grado”, expresa la Mgter. Robles. Con el pasar del tiempo asumió como directora de Contador Público. “Ya hace bastantes años que estoy en la UBP y tengo que destacar que la relación con el cuerpo docentes es muy buena. Son profesionales preparados y tienen un importante valor humano. Siempre tuve una respuesta positiva y un profundo afecto por parte de ellos”, añade.

 

También participó en el Centro de Investigación de la universidad realizando sus aportes como investigadora sobre diversos temas. A raíz de esta vinculación, se le abrió la posibilidad de publicar libros junto a otros especialistas. Las publicaciones se titulan: Contabilidad Intermedia 1 y 2, Contabilidad Avanzada y Manual de Auditoría. “Desde el lugar donde hoy me encuentro, estoy sumamente agradecida con la universidad porque me abrió muchas puertas y me permitió seguir creciendo”.

 

Ana Robles afirma que desde que entró a la institución vio importantes progresos en relación a la oferta académica, al plantel docente, a las áreas de servicios, al intercambio en el exterior y a la interrelación de la UBP con empresas, organismos y otras universidades.

 

La docencia como vocación
La Mgter. Ana Robles resalta su rol como docente: “disfruto de la enseñanza y me gusta compartir el aula con los alumnos porque siempre me llevo experiencias satisfactorias. La devolución que tengo por parte de ellos me lleva a aprender cosas nuevas cada día”. Además, considera que la relación con los alumnos de distancia es muy gratificante. “Me interesa acompañar a los estudiantes en el desarrollo de su aprendizaje. Muchos de los chicos que hacen la carrera a distancia se sienten un poco solos, pero cuando encuentran a alguien del otro lado que los apoya, los escucha y los contiene se incentivan para seguir adelante. Ellos están agradecidos con el apoyo que se les brinda por parte de esta institución”.

 

Dos modalidades una misma formación
“Principalmente, se nota una destacada evolución en lo que respecta a la modalidad a distancia. La bimodalidad fue un gran avance en materia de formación. Creo que los Centros de Educación a Distancia han sido algo muy bueno ya que permitieron llevar la educación a lugares impensados a lo largo de todo el país”, explica.

 

La Mgter. Robles dice que la universidad se está acomodando al nuevo perfil del estudiante: “La UBP acompaña a sus alumnos en todo su progreso y crecimiento académico”. Todos los egresado recibidos ya sean de presencial o de distancia están capacitados igualmente para enfrentar el ejercicio profesional”.

 

Con respecto a los alumnos que cursan de manera presencial aclara: “cada persona valora todo lo que el docente le puede dar no solo en materia de conocimientos, sino también de experiencias. Se interesan en las aplicaciones prácticas, es decir, en el saber hacer”. En relación a los estudiantes de distancia expresa: “esta modalidad requiere un poco más de sacrificio. Los alumnos deben ser muy organizados y saber cómo administrar sus horarios para el estudio. Con el tiempo van encontrando la mejor forma para estudiar”. Comenta que muchos chicos se juntan de lunes a sábados temprano, ya sea verano o invierno para preparar los exámenes y que en muchas oportunidades viajan juntos para rendir. “Realmente en estos casos se puede notar el esfuerzo, la dedicación, las ganas de estudiar y de crecer. Por este motivo es importante trabajar día a día para aprovechar al máximo la herramientas y brindar la mejor educación”.

 

Pasión por la profesión
Además de dictar clases en la Universidad Blas Pascal, la Mgter. Ana Robles brinda cursos de posgrado en las Facultades de Ciencias Económicas, de Derecho y de Ingeniería, en la Universidad Nacional de Córdoba y en la Universidad Tecnológica Nacional. Fuera del ámbito académico tiene un amplio ejercicio profesional. Se desempeña como asesora de empresas, forma parte de la Comisión Fiscalizadora del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Córdoba y es miembro del Comité Asesor de Auditoría del Consejo Elaborador de Normas de Contabilidad y Auditoría (CENCyA) de la FACPCE. “Cuando ingresé al CENCyA fue todo un desafío, pero me ayudó a preguntarme qué podía hacer yo por la profesión. Esta participación me permite contribuir a la carrera y la profesión porque desarrollo tareas que están relacionadas con la formulación de normas profesionales”.

 

Sus comienzos
Es egresada de la carrera de Contador Público por la Universidad Nacional de Córdoba. Ana Robles cuenta que al momento de elegir una carrera universitaria tuvo una inclinación fuerte por la ingeniería y decidió cursar las dos carreras en paralelo. Le gustaban las dos por los contenidos, pero en ingeniería no se sentía muy cómoda ya que eran en su mayoría varones. Finalmente, decidió dedicarse a las ciencias económicas.

 

Con el entusiasmo de continuar capacitándose viajó al exterior con su marido y su primer hijo para realizar una Maestría en Auditoría Económica, Contable Y Financiera en la Universidad Autónoma de Madrid. Después de dos años regresó a la Argentina para continuar con su ejercicio profesional. “Luego de capacitarme en el exterior, regresé y se me abrieron muchas puertas porque había realizado una importante maestría que en aquel momento todavía no se dictaba en la Argentina”.

 

Comenta que su paso por el exterior fue muy gratificante y que incentiva a sus estudiantes para que se animen a vivir experiencias similares: “los intercambio en otros países son espectaculares. Poder convivir con personas de otras culturas, conocer costumbres diferentes y visitar otros lugares es algo que te enriquece y te enseña a valorar muchas cosas del país. Siempre que puedo les cuento a mis alumnos sobre esta vivencia para incentivarlos a que realicen cosas similares que los ayude a crecer personal y profesionalmente”.

COMPARTIR ESTE CONTENIDO:

Facebooktwitterlinkedin

Seguinos en: