Conservación y política ambiental argentina - Universidad Blas Pascal
Inicio » Ambiente y Turismo » Conservación y política ambiental argentina

Conservación y política ambiental argentina

El modelo capitalista tiene mucha incidencia en cómo el ambiente está siendo afectado por las decisiones de los gobernantes y los entes privados, en busca del desarrollo del país y de las empresas. Pero, este desarrollo ¿no debería basarse en políticas ambientales?. Argentina se caracteriza por ser un país rico en recursos naturales que muchas veces carecen de gestión, en donde las empresas que los explotan determinan su accionar ante ellos. El sistema económico actual promueve, fundamentalmente desde el Estado, que se obtengan la mayor cantidad de beneficios económicos por la explotación de recursos, lo que hace que estos sean llevados hasta sus límites mediante la implementación de prácticas no sustentables y degradantes para el ambiente.
 

 
En la agricultura se da el avance de la frontera agrícola por lo que hábitats naturales se ven invadidos y degradados, teniendo la obligación de retroceder. Dicha actividad se basa en la búsqueda de mayores producciones por la homogeneización de especies. Ambos aspectos afectarían al ambiente en general por las prácticas no sustentables, por el uso de agroquímicos en donde la biodiversidad se reduce.
En los casos de la extracción de petróleo y minerales, como son actividades muy importantes a la hora de la importación y por ser una buena fuente de beneficios económicos, muchas veces los entes reguladores no prestan la atención adecuada a sus prácticas.
Otro aspecto a tener en cuenta son las legislaciones en donde, en su mayoría, no son acordes a la situación ambiental de nuestro país, las cuales se generan en torno al “desarrollo capitalista” y no al punto de vista del cuidado ambiental. En sus comienzos estas fueron implantadas desde países desarrollados sin ser adaptadas a nuestro contexto y nuestro medio, por lo que se convierte en un problema aún mayor.
 
Dentro de las posibilidades más inmediatas a nivel país, se podría pensar en dos frentes:
 
Energías renovables: Una alternativa a estas formas de degradación ambiental es el desarrollo de las energías renovables, en donde nuestro país es muy acorde por presentar diversas características ambientales a lo largo del territorio. Para llegar a un cambio tan profundo, se requiere una gran iniciativa de parte del Estado generando una conciencia social y empresarial asociada a fuertes inversiones para el aprovechamiento de estos recursos.
 
Gestión de zonas de amortiguamiento a las áreas protegidas: Otra de las estrategias vinculadas a la conservación se da en las diversas áreas protegidas que se extienden sobre nuestro país, las cuales se ven afectadas también por los avances de las acciones sobre los recursos. Estas zonas no deben tener sistemas cerrados en donde el ser humano no se involucre, estas deben tener sistemas abiertos afectadas por las acciones exteriores y en donde el ser humano debe comprometerse a mejorarlas y llevar a cabo investigaciones dentro de ella para conocer el sistema natural de la misma. Al conocer la dinámica del ecosistema natural se puede analizar las prácticas que se van a desarrollar en la cercanía y como puede ser afectada indirectamente.
Un ejemplo a este punto es el proyecto que se está llevando a cabo sobre el río Santa Cruz, en donde se van a construir dos represas hidroeléctrica a lo largo del mismo. Esto generó gran controversia en la sociedad como en las ONG ambientalistas de la zona que se ponían en contra de dicho proyecto. Una de las principales causas a esto fue la falta de participación social a la hora de aprobar el proyecto y porque dicho rió proviene del Parque Nacional Los Glaciares y es alimentado por estos glaciares representativos de la zona. Lo cierto es que a pesar de los reclamos el proyecto sigue en pie.
Todo esto demuestra que nuestro país requiere un fuerte cambio en las políticas ambientales en donde no solo se busque el beneficio económico con la fundamentación de buscar el desarrollo impulsado por el capitalismo. Habría que prestar más atención a las prácticas sustentables para así lograr un desarrollo más humanizado e intergeneracional.
 

Por Matias Mera
Alumno de la Lic. en Gestión Ambiental
 
29/06/2018
 

COMPARTIR ESTE CONTENIDO:

Facebooktwitterlinkedin

Seguinos en: