Desde Río Negro: "estudiar online me permitió cumplir sueños" - Universidad Blas Pascal
Inicio » Comunicación » Desde Río Negro: “estudiar online me permitió cumplir sueños”

Desde Río Negro: “estudiar online me permitió cumplir sueños”

Joaquín Monzón es de Villa Regina, Río Negro y acaba de alcanzar su primer título universitario: Lic. en Periodismo y Nuevos Medios. A menos de un año de su recibida ya se prepara para cursar el primer semestre de la Lic. en Comunicación Institucional.
A través de la modalidad Online pudo dedicarse a su pasión: “la educación a distancia es un camino para que cualquier persona pueda desarrollarse, sin importar donde viva, si trabaja, o si tiene una discapacidad”, dice Joaquín.
 

 
¿Cómo fue tu inicio en la vida universitaria?
Mi historia con la Universidad empezó en 2013, cuando finalizaban mis estudios secundarios. Me encontré con la REDPascal de Bariloche, donde vivía en aquel momento, y se convirtió en el lugar perfecto para alcanzar mis metas.
 
¿Por qué elegiste periodismo a través de la modalidad Online?
El periodismo siempre fue mi vocación. Poder estudiar a distancia fue excelente para mí, me manejo en silla de ruedas y mudarme para cursar de manera presencial hubiera representado una complicación para toda mi familia.
Tanto el cursado como los finales fueron parte de una experiencia única. En las distintas materias me encontré con profesores muy amables, siempre atentos a cualquier inquietud.
 
¿Qué es lo que te queda de tus años de estudio?
La gente de la Comisión de Inclusión me hizo sentir siempre acompañado, demostrando preocupación por mis necesidades, al igual que los distintos centros en los que me presenté a rendir finales, en Roca, Neuquén y Bariloche.
La Universidad me brindó la posibilidad de cumplir un sueño sin que la silla de ruedas sea un condicionamiento. Todas las personas que estuvieron involucradas en el transcurso de mis estudios se portaron conmigo de forma increíble.
La educación a distancia es un camino para que cualquier persona pueda desarrollarse, sin importar donde viva, si trabaja, o si tiene una discapacidad.
Uso silla de ruedas desde que nací, y muchas veces eso hace que la vida sea mucho más difícil. Un escalón, un lugar sin ascensor y, sobre todo, el desinterés y la indiferencia son impedimentos para un buen desarrollo, como lo merece cualquier persona. La Universidad demuestra que es posible acercar a las personas a sus sueños, sin ninguna limitación.
El estudio online en la Universidad Blas Pascal cambia la forma de obtener un título. Uno mismo maneja sus tiempos, construye sus métodos, pero sabe que permanentemente está siendo apoyado por un gran equipo de personas.
 
En este camino, ¿pudiste encontrar personas para formar grupos de estudio?
Más que nada a través de las redes sociales y las comunicaciones. Gracias a eso tengo amigos en todo el país.
En Bariloche me encontré con un par de compañeros de mi carrera, pero mayormente de otras. Una vez rindiendo conocí a una estudiante de Martillero y Corredor Público, ella competía en esquí y me invitó a practicar el deporte. Casi un año, esperando, entrenando, soñando, luchando y creyendo conseguimos una silla especial para hacerlo posible.
 
¿Cómo viviste ese día tan esperado?
Me levanté temprano, me vestí para la ocasión, con ropa que parecía de gala, porque el día lo merecía, era una fiesta.
Al llegar empezó la mejor parte. Cada cosa que hacía me dibujaba en la cara una sonrisa enorme. Ver de cerca la montaña que durante tanto tiempo me había dejado sin palabras, conocer ese mundo que tanta gente disfruta de la mano de una guía de lujo, es una experiencia increíble.
Con dos instructores de una calidad impresionante en lo deportivo y en lo humano que se sumaron a acompañantes que me alentaron desde el primer minuto, hice contacto con la silla. Primero adentro, familiarizándome con el equipo, con los esquíes, con las técnicas que el deporte requiere, siempre de la mano de mis maestros, quienes con paciencia me explicaron todo aquello que uno debe saber para ir preparado a la aventura.
Pero la práctica es más divertida que la teoría, así que una vez que me dieron luz verde salí a la nieve, ansioso por disfrutar lo que tanto esperaba. Y puedo decir que superó mis expectativas. Desde el primer momento fue más de lo que había creído y a la maravillosa experiencia se sumaban el paisaje y mis compañeros, que me ayudaron en cada una de las bajadas a sacar el máximo provecho y a disfrutar de la oportunidad, a aprender a volar.
Me caí, por supuesto. Pero me levanté y seguí, porque es ahí donde está el centro de la cuestión. En el esquí, como en la vida, ocasionalmente nos espera una caída, pero lo importante está en levantarse y continuar, no quedarse en el suelo lamentándose, porque mientras lo hacemos, nos perdemos de seguir viviendo. De modo que me puse de nuevo en marcha y aproveché cada segundo para tratar de mejorar, pero sobre todo de divertirme, de vivir, de respirar profundo ese aire, de disfrutar esa postal que la naturaleza nos regala.
 
¿Qué mensajes les dejarías a todos aquellos que quieren comenzar a estudiar?
Siempre digo “sueña para vivir y vive para cumplir lo que sueñas”. Para mí los sueños están para cumplirse, y no dejo que el hecho de estar en silla de ruedas me detenga. Un sueño, si se le añade tiempo, ganas, esfuerzo y deseo de superarse a diario, termina por cumplirse. También sé que es importante tener gente que te apoye.
La familia y los amigos me ayudaron y la Universidad Blas Pascal me permitió cumplir el sueño de una carrera.
Yo desde mi lugar, solo puedo decir que ningún sueño es imposible. Los invito a soñar en grande y darlo todo para cumplir esos objetivos.
Busquen la manera de hacerlo, y a las personas que puedan ayudarlos y recuerden que todo camino empieza con un paso, solo es cuestión de comenzar.
 
Ahora que ya cumpliste tu sueño de conseguir un título universitario, ¿cuáles son tus nuevas metas?
Mi meta principal es poder desarrollarme profesionalmente, trabajar en radio y televisión en medios nacionales.
Amo la radio y el deporte, en la secundaria descubrí mi vocación desempeñándome como columnista deportivo. Ya con más experiencia, conduje el programa de radio de un club de fútbol y en 2016 logré desarrollar mi propio programa donde me encargué de realizar la cobertura del Sudamericano de Vóley Sub 21 en Bariloche. Gracias a esto último, el año pasado trabajé como periodista oficial de la federación de voleibol argentino, una experiencia increíble que me dejo muchos aprendizajes.
Actualmente me encuentro en Buenos Aires trabajando esta meta. El pasado 14 de mayo participé en el programa Estudio Futbol, emitido por TyC Sport. Tuve la oportunidad de ver en vivo la Copa América, dialogar con periodistas y vivir en primera persona una grabación en vivo.
 
21/05/2019
 

COMPARTIR ESTE CONTENIDO:

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Seguinos en: