Estudiar y correr el Rally: “sentir ese olor a nafta, grasa y tierra” - Universidad Blas Pascal
Inicio » Noticias » Estudiar y correr el Rally: “sentir ese olor a nafta, grasa y tierra”

Estudiar y correr el Rally: “sentir ese olor a nafta, grasa y tierra”

Gustavo Martinez tiene 26 años, es de Villa Allende y debutó en septiembre de 2015 como corredor profesional del Rally cordobés, en Jesús María. Además, es estudiante del segundo año de Abogacía en la UBP.

 

 

Entre autos y códigos
“En un primer momento, pensé que no le ganaría a nadie. Pero finalmente, de 72 autos, terminé en el 8vo puesto, algo completamente impensable. Cumplí un sueño”, rememora. Durante su primera carrera, fue asistido por el equipo de su padre, Gustavo “El Negro” Martinez, campeón provincial de rally, ya retirado. “Una mezcla de sentimientos: querer ganar, por un lado, y evitar chocar por todos los medios, porque un accidente implica muchos meses sin correr”, explica este joven que se crió entre “fierros” y siempre quiso ser corredor como su padre. “Me despertaba a la mañana y cruzaba al taller de mi tío, donde estaba el auto de carrera. En vez de jugar con mis amigos, prefería ir, sentarme adentro, y sentir ese olor a nafta, grasa y tierra. Algo que para muchos es horrible, para mí es único”, cuenta. Cuando Gustavo Martínez padre decide retirarse, deja su auto en modo vacante. Su hijo lo reacondiciona para lanzarse a cumplir su sueño.

 

Las profesiones de sus padres
“La experiencia positiva que había tenido mi hermana, quien se egresó de la carrera de Arquitectura de la UBP, me animó a estudiar acá. Es muy importante venir a clase y encontrarme con profesores muy predispuestos. Me hacen sentir contenido”. Su madre es abogada, y confiesa que es algo que siempre le interesó. Pero otros motivos lo llevaron a estudiar 6 años de Agronomía en la UNC, para luego darse cuenta de que lo suyo era el Derecho. “Aspiro a continuar con la carrera de notariado, trabajando de modo independiente. Lo interesante de combinar estas actividades es que puedo dedicarme a ambas sin que se superpongan e incluso, si alguna de las dos lo demandara, tomarme un tiempo de la otra para darle total atención”.

Mayo 2016

COMPARTIR ESTE CONTENIDO:

Facebooktwitterlinkedin

Seguinos en: