Hermanos viajeros gracias a la UBP - Universidad Blas Pascal
Inicio » Noticias » Hermanos viajeros gracias a la UBP

Hermanos viajeros gracias a la UBP

Pablo y Alejandro Barduca, de 27 y 25 años respectivamente, son oriundos de Bariloche y estudian la carrera de Administración de Empresas a Distancia en la UBP. Además, gracias al programa de becas del Centro de Relaciones Internacionales, ambos tuvieron la posibilidad de realizar un intercambio por dos semestres.
“Estuve en la Universidad de Hoff, una ciudad alemana bastante pequeña, de 70mil habitantes aproximadamente, que limita con la República Checa”, indica Alejandro. Al mismo tiempo, su hermano Pablo se encontraba cursando el segundo semestre de intercambio en la Universidad de Osaka, en Japón. “La experiencia fue un sueño hecho realidad. Me abrió la cabeza el poder compartir con gente de tantas partes del mundo, cuyo único factor común era el estar ahí viviendo la experiencia del intercambio”.
 
La vorágine de una decisión tomada
Cuando Pablo viajó a Japón, en 2014, Alejandro estaba en tercer año de la carrera y el ver a su hermano tomar ese rumbo lo envalentonó a seguir un camino similar. “Un día estaba preguntando por las becas disponibles y al otro estaba subiéndome a un avión con destino a Alemania. Si lo tuviese que resumir, diría que fue un frenesí”, exclama Alejandro, quien además de estudiar, durante el intercambio se ocupó de dar tutorías en español a personas germanoparlantes. “Fue un aprendizaje importante sobre cómo hacer para compartir el conocimiento que uno tiene con los demás, de una manera eficiente”.
 
11043104_903404473044849_4390503480664871898_n
 
La experiencia de intercambio
“Desde el punto de vista académico y profesional, fue una experiencia sumamente enriquecedora, ya que aprender a hablar en otro idioma implica romper muchas estructuras cognitivas y tomar conciencia sobre los diferentes modos de comunicación que existen en el mundo, según las diferencias culturales”, dice Alejandro, mientras que su hermano Pablo, destaca el nivel de interculturalidad que se genera en las aulas, donde “incluso los profesores fomentan la puesta en común de los diferentes puntos de vista de personas que estudiamos lo mismo pero que, sin embargo, éramos provenientes de distintas partes del mundo”.
“En cuanto a las clases, lo interesante era la diversidad de temáticas. Compartí clases con alumnos de posgrado y maestrandos, lo cual me permitió acercarme a conocimientos avanzados y acceder a materias que no tenemos en la currícula de aquí”, indica Alejandro.
 

“Fui por 6 meses pero me terminé quedando un año más”
Al finalizar la beca, se encontraron con el menor de los hermanos, Gabriel, quien a su vez, estudia Comunicación Institucional en la UBP. Así fue que los tres juntos viajaron por el mundo durante un año entero conociendo infinidad de paisajes y personas. Tal como afirmó Alejandro, “son muy lindos los lugares que uno puede llegar a visitar, pero lo mejor de todo es el compartir momentos con gente diferente”. “Uno puede enterarse de cómo es el mundo afuera, por la televisión, por personas que viajaron, pero la posibilidad de vivirlo y conocerlo en carne propia es lo que hace la diferencia. El aprendizaje se produce en múltiples niveles”, finaliza Pablo.
 
Estudiar a distancia
Durante la educación media, Alejandro se orientó a la Hoteleria y el Turismo, y fueron las materias de administración y gestión las que más llamaron su atención: “Llegado el momento de elegir Turismo y Administración, me decidí por la segunda porque la consideré más amplia y me permite desempeñarme en distintas empresas, excediendo el rubro turístico”. Durante la carrera se especializó en Marketing, a diferencia de su hermano, Pablo, quien se especializó en Finanzas: “Siempre me gustaron los números, además de que es una carrera susceptible de aplicarse a distintas industrias”.
Según Alejandro, quien se encuentra finalizando la tesis, “uno de los mayores beneficios que tiene el hecho de estudiar a distancia es el poder manejar mis tiempos. Puedo trabajar y realizar otras actividades, pero también es cierto que requiere mucha voluntad y esfuerzo”. “El primer año implica un cambio importante, el salir de la secundaria presencial, para empezar una nueva modalidad educativa. Pero luego se le va tomando el ritmo y todo se encamina”, agrega su hermano mayor.

COMPARTIR ESTE CONTENIDO:

Facebooktwitterlinkedin

Seguinos en: