03/02/2015 "Conjunto 5 casas: tipología tradicional con lenguaje propio" - Universidad Blas Pascal
Inicio » En los medios » 03/02/2015 “Conjunto 5 casas: tipología tradicional con lenguaje propio”

03/02/2015 “Conjunto 5 casas: tipología tradicional con lenguaje propio”

Clarín. Entrevista a Carlos Alejandro Ciravegna, egresado de la carrera de Arquitectura de la UBP.

 

Link: Conjunto 5 casas: tipología tradicional con lenguaje propio

 

Las viviendas en Villa Carlos Paz sobrevuelan un terreno sobre la cola del Lago San Roque y buscan las mejores vistas de la villa serrana. Detalles del proyecto del arquitecto Carlos Alejandro Ciravegna.

 

 

La clave del proyecto 5 Casas es su síntesis formal y material. En el entorno serrano de Villa Carlos Paz, sobre la cola del lago San Roque, el arquitecto Carlos Alejandro Ciravegna diseñó cinco viviendas que sobrevuelan el terreno escarpado. Las casas trabajan en conjunto, sacan provecho de la topografía natural del sitio y promueven gestos en pos de optimizar las mejores vistas.

 

A partir de los encastres que generan los solados, se desprenden juegos de sombras, aperturas visuales y un diálogo con el paisaje de las sierras. Bajo estas condiciones, el desafío de Ciravegna fue generar un proyecto de mediana escala que respetara el lenguaje de la villa, pero que lograra imponer símbolos propios. Así, el proyecto se muestra respetuoso y acompaña la pendiente sin entrar en conflictos. “Me concentré en apoyar los volúmenes en el terreno”, cuenta que el proyectista acerca de este emprendimiento obtuvo un premio en la Bienal Internacional de Arquitectura celebrada el año pasado, justamente, en la ciudad de Córdoba.

 

“Empecé a diseñar las casas de a una, pero cuando las repetía el proyecto perdía fuerza. Entonces cambié de estrategia y busqué generar una pequeña villa, un pequeño pueblito.”, destaca el arquitecto cordobés que desarrolló proyecto abarcando todos los rubros del proceso: “Encontré el terreno y los inversores, que eligieron entre vender la propiedad o alquilarla por temporadas. Lo único que pedí fue que me dieran total libertad para el diseño. Y me la dieron”, cuenta orgulloso Ciravegna.

 

Uno de los aspectos destacados es la tendencia a lo simple, desde la decisión de no entorpecer el entorno, ni la naturaleza circundante. Por caso, la complejidad estructural de los volúmenes en voladizo se compensó con la nivelación de la piedra del lugar. Según explica Ciravegna: “Al acomodarnos con la bajada, el proyecto armoniza con el espacio verde de las sierras generando el menor impacto posible en el contexto natural”. Además, la misma propuesta estructural permite que las casas se apoyen sencillamente sobre las zonas con relieve más complejo, para acomodarse suavemente allí donde el terreno muestra menor complejidad.

 

El arquitecto agrega que, a pesar de las formas heterogéneas, las unidades de 100 m2 cuentan con soluciones constructivas comunes. Los tres tipos formales de viviendas se alternan para generar patios internos comunes adonde se vuelcan los servicios.

 

El sistema modular planteado permite albergar las distintas funciones. Cada casa cuenta con dos alas: una pública y otra privada. “Esta decisión también se suma a fomentar la idea de villa-pueblo-perfil urbano”, señala el proyectista. El acceso es por unas escaleras, y desde el ingreso se dominan el estar y la cocina, equipados con un toilette. Estos espacios más públicos buscan las visuales del lago San Roque y el arroyo Los Corrillos, que modifican su caudal de agua según la época del año.

 

El área privada, en tanto, es un bloque de dos dormitorios con un gran baño sectorizado que incluye jacuzzi y ducha escocesa.

 

Respecto a la materialidad, simple y homogénea a partir de un revestimiento plástico exterior, permite que emerja un elemento que se erige en icónico: el sistema de persianas de metal perforado del frente. Ciravegna, graduado en la Universidad Blas Pascal de Córdoba, apunta que fueron pensadas “para aportar seguridad, ya que las casas no están en un barrio privado”. Además de controlar el sol, este elemento genera un curioso juego de sombras a partir del metal perforado. Sombras que se suman a los efectos de luz natural que las distintas estaciones.

 

Por otra parte, la búsqueda de esta síntesis material influyó en la elección de los revestimientos. “Por una cuestión de presupuesto y mantenimiento”, señala el arquitecto, cuyos referentes nacionales son Leopoldo Laguinge y Marco Rampulla: “Es muy interesante lo que están haciendo”, señala.

 

Sincero hasta la médula, Ciravegna admite que este es el primer proyecto propio que considera “de autor”, ya que a lo largo de su carrera se dedicó a lo que define como “arquitectura especulativa”.

 

Después de años de padecer poca disponibilidad de tiempo para dedicarle a las presentaciones en concursos debido a su ritmo de trabajo sostenido, el arquitecto cambió su modo de encarar la profesión a partir de un accidente: “Tuve un problema con un obrero y desde entonces me propuse dar un giro. Barajar y dar de nuevo, con proyectos que representaran un desafío de diseño. Desde entonces, sólo me dedico a trabajos en los que pueda volcar decisiones más creativas”, asegura. Esto incluye la investigación sobre tipologías y la experimentación sobre el comportamiento de los materiales: “Estar en todos los detalles convirtió a esta obra en una labor casi artesanal”, concluye.

 

Cajas blancas con estructura 3D

 

Cada una de las cinco viviendas es una caja estructural donde piso, techo y paredes son solidarias. Ciravegna la define como una “mampostería estructural”. El esqueleto de hormigón armado in situ (vigas de encadenado superiores e inferiores, columnas y tensores) está forrado con ladrillos cerámicos portantes, y todo trabaja en conjunto. El piso y el techo se materializó con vigas pretensadas y bloques cerámicos, con la capa de compresión correspondiente. La secuencia constructiva de cada casa fue complicada: primero se encofró el piso, luego se levantaron las paredes en forma de triángulo para realizar el encofrado y hormigonado de los tensores. Luego se completó el sector superior de ladrillo hasta el encadenado. Por último, la losa del techo. “Deseconframos el piso solo cuando el techo pudo entrar en estado de carga”, aclara el proyectista.

 

Para materializar la canaleta de desagüe pluvial, se realizó un contrapiso con pendiente sobre la losa protegida con pintura asfáltica. La aislación hidrófuga está resuelta con tres manos de membrana líquida y, por sobre ésta, se aplicó el mismo revestimiento plástico que cubre las paredes. La canaleta queda oculta tras una carga sobre el encadenado. Y la bajada pluvial corre dentro de la pared.

 

5 Casas

 

Proyecto y direcció técnica: Arq. Carlos Alejandro Ciravegna. Ubicación: Villa Carlos Paz, Cordoba. Superficie: 500 m2. Año: 2014. Cálculo Estructural: Arq. Gustavo Gabriel González. Fotos: Arq. Gonzalo Viramonte. Proveedores: Cerámica Santiago S.A.; Corralón Huerta & Cía.; Revcom Revear.

COMPARTIR ESTE CONTENIDO:

Facebooktwitterlinkedin

Seguinos en: